Viernes, 07 Diciembre 2018 08:24

Un nuevo rumbo.

El mundo cambia, Estados Unidos cambia, México cambia. Todo parece estar cambiando, aunque opino que un cambio debe significar evolución. Esto lo comento porque el factor principal de las exportaciones mexicanas son los productos manufacturados y, por supuesto, de las IMMEX. Pero como en todo el mundo, es conveniente que el nuevo gobierno federal y las autoridades de Economía y Hacienda-SAT-Aduanas, reconozcan que ese dinamismo tiene un gran dispositivo en las materias primas, partes y componentes importados. No hay país que peda producir sin tener vinculación, por mínima que sea, con el exterior.

 

Ante el nuevo gobierno y los retos del firmado USMCA o T-MEC el pasado viernes 30 de noviembre en Argentina en el marco de la reunión del G-20, debemos revisar nuestra inserción en la economía global. Ya hemos visto y demostramos que el sector aeronáutico va despegando tanto el gobierno federal como los estatales impulsan su potencial: Baja California (y Mexicali), Chihuahua, Nuevo León, Querétaro y Sonora son ejemplos. También en el sector automotriz vemos acelerado desarrollo en El Bajío y centro del país; en el centro y Occidente vemos también a la electrónica con imponente impulso y hacia el noreste con partes automotrices, principalmente.

 

Me atrevo a decir que en mucho esto se debe no sólo al capital humano calificado y habilidoso de los mexicanos y trabajadores en la IMMEX, sino también por las facilidades y herramientas que las autoridades del gobierno le han otorgado al sector exportador.

 

Pese a estos grandes beneficios, considero que ningún acuerdo comercial debe poner los atractivos comerciales por encima de los respectivos intereses nacionales, en particular por lo que se refiere a los aspectos no comerciales, como son las reglas financieras, las nomas para el cuidado de la salud y el medio ambiente, así como la propiedad intelectual, las medidas aduaneras y tampoco los controles fitosanitarios. Esto lo comento porque hasta donde alcanzo a ver, se firmó la intención del acuerdo trilateral con Canadá y Estados Unidos, pero este último sigue manteniendo la protección a sus importaciones de acero y aluminio, aunque seamos socios.

 

Esto lo enfatizo porque no debemos perder de vista cómo se va configurando la manufactura y servicios globales y, por ende, la distribución por medio de empresas integradoras como las que tenemos aquí en Mexicali bajo la figura IMMEX, las que además contribuyen a nuestra comunidad con recursos para investigación y desarrollo pues tienen entre sus objetivos conservar el liderazgo en tecnología, amplificar una estrategia de marca global, invertir en sistemas de información y desarrollar el mejor talento humano.

 

Como en otras ocasiones lo he manifestado, lo comentado en el anterior párrafo es relevante, pues también es sustento -entre otras cosas- de lo que puede impulsar un representante de index Mexicali a la cabeza del consejo coordinador empresarial,

 

 

 

** El autor es Presidente de Index Mexicali

y Director de Recursos Humanos para LatinAmérica en Newell Brands.